Tlfn: 986 214 113 - Fax: 986 206 034 info@fitecc.com

En relación con el IVA

Las entregas de vehículos automóviles se encuentran gravados por el IVA al tipo general, salvo algunas excepciones; actualmente este tipo general es del 21%.

El IVA soportado, como norma general, solamente se puede deducir cuando los bienes adquiridos se afecten directamente y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional.

Pero, tratándose de la adquisición de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, así como ciclomotores y motocicletas, se presumen afectos al 50% al desarrollo de la actividad empresarial o profesional, Art. 95 ,LIVA.

Esta presunción de afectación es del 100% en los siguientes casos:

• Vehículos mixtos usados en el transporte de mercancías.
• Los utilizados en el transporte de viajeros mediante contraprestación.
• Los vehículos utilizados en la enseñanza de conductores, mediante contraprestación.
• Los usados en desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
• Los vehículos de servicios de vigilancia.

Es importante destacar que esta afectación admite prueba en contra. Cuando se acredite que el grado efectivo de utilización es diferente, se tendrá que regularizar las deducciones practicadas. La acreditación debe realizarse por el sujeto pasivo, mediante cualquier medio de prueba admitido en derecho.

Se sigue el mismo criterio para los automóviles alquilados o adquiridos mediante leasing, aplicándose la misma presunción del 50% o del 100% según corresponda.

Bienes y servicios relacionados con el vehículo

El tratamiento del IVA soportado en la adquisición de automóviles condiciona el IVA soportado en la adquisición de ciertos bienes y servicios directamente relacionados con ellos.

Por tanto, se sigue igual criterio y presunción en la adquisición de los siguientes bienes y servicios:

• Accesorios y piezas de recambio.

• Combustibles, carburantes, lubrificantes y productos energéticos necesarios para su funcionamiento.

• Servicios de aparcamiento y vías de peaje.

• Rehabilitación, renovación y reparación.

De esta forma, un vehículo automóvil en el que, por la presunción citada resulte deducible el 50% del IVA soportado, también será deducible el 50% del IVA soportado en la adquisición de accesorios, combustible, aparcamiento, peaje y reparaciones del mismo.

Para poder deducir el IVA soportado en la adquisición de los bienes y servicios citados, es necesario que estén directamente relacionados con algún vehículo automóvil adquirido por la empresa o profesional.

Para poder deducir el IVA soportado, es necesario cumplir dos requisitos:

• Factura completa expedida por quien realice la entrega o preste el servicio.

• Registro en contabilidad de la adquisición y/o registros oficiales de la actividad empresarial o profesional.

En relación con el IRPF

La adquisición o uso de vehículos automóviles tiene también incidencia en los siguientes Impuestos:

  1. I.R.P.F: en el caso de empresarios individuales o profesionales, en estimación directa.
  2. Impuesto sobre Sociedades: en el caso de sociedades mercantiles.

Dado que la adquisición de un automóvil supone una inversión, en consecuencia se genera un gasto a través de la amortización.

La presunción de utilización que, para el caso de automóviles se aplica a efectos del IVA puede inducir a errores si se pretende aplicar también al IRPF y al Impuesto sobre Sociedades.

La presunción de utilización (al 50% o al 100%) que establece la Ley de IVA no se aplica ni al IRPF ni al Impuesto sobre Sociedades. En estos impuestos hay que aplicar la propia normativa.

      1. IRPF

Los vehículos automóviles solamente se consideran afectos a la actividad económica cuando se utilicen exclusivamente en la actividad económica y no se utilicen para necesidades privadas, salvo en los siguientes casos:

• Vehículos mixtos usados en el transporte de mercancías.
• Los utilizados en el transporte de viajeros mediante contraprestación.
• Los vehículos utilizados en la enseñanza de conductores, mediante contraprestación.
• Los usados en desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
• Los destinados a ser objeto de cesión de uso con habitualidad y onerosidad.

      2. Impuesto sobre Sociedades

La normativa no hace especial referencia a esta materia, por lo que hay que recurrir a las normas contables, que son aplicables para la obtención de la base imponible del impuesto.

El Plan General de Contabilidad establece que la adquisición de un vehículo automóvil implicará su integración en el inmovilizado de la empresa, y su amortización será gasto deducible, siempre que se den las siguientes condiciones:

• Integración en el patrimonio empresarial, lo que exige su contabilización e inclusión en inventario.
• Servir de forma duradera a la actividad de la empresa.

En el caso de alquiler o renting, si se cumple la condición enunciada, el gasto será deducible.

Aspectos comunes al IRPF y al Impuesto sobre Sociedades

1.-En todo caso, para que el gasto sea deducible, debe estar justificado mediante factura completa o documento equivalente.

2. Es posible que la empresa adquiera o alquile un vehículo automóvil y lo ponga a disposición de algún trabajador para atender necesidades de la empresa y/o fines particulares. El gasto es deducible para la empresa, pero, en la medida en que el vehículo esté a disposición de los fines particulares del trabajador deberá imputarse una retribución en especie con su correspondiente ingreso a cuenta.

3.- Los gastos de combustible, reparaciones, seguros, aparcamiento y peajes, correspondientes a automóviles propiedad de empleados o administradores de la empresa, no son directamente deducibles para aquélla, en tanto en cuanto que son gastos de sus propietarios y no de la empresa. No obstante, si la empresa les reembolsa dichos gastos, en la medida en que dicho reembolso constituya retribución de una relación laboral, sería gasto deducible para la empresa.
Este reembolso, aun siendo retribución, podría quedar exento de I.R.P.F., si se cumplen las condiciones que su normativa establece para las asignaciones para gastos de locomoción.

Normativa

Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido
Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies